Pide PRD a Secretaría de Economía que en renegociación de TLCAN, se cumplan objetivos de la Ley sobre la aprobación de tratados internacionales

El Grupo Parlamentario del PRD presentó un punto de acuerdo para exhortar a la  Secretaría de Economía para que  en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cumpla con los objetivos establecidos en la Ley sobre la Aprobación de Tratados Internacionales en materia Económica, principalmente los relacionados con contribuir a mejorar la calidad de vida y el nivel de bienestar de la población mexicana e impulsar la eliminación o reducción de obstáculos innecesarios al comercio.

En dicho documento los legisladores condenaron enérgicamente los dichos del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la imposición de aranceles de manera unilateral y sus pretensiones de construir un muro en la frontera, al tiempo que demandan al Titular del Poder Ejecutivo a fijar una postura digna y firme ante los embates del Presidente Trump.

A Peña Nieto se le olvida, o no le importa, que es la máxima autoridad del país y como tal debe actuar y no dejarse ningunear
A Peña Nieto se le olvida, o no le importa, que es la máxima autoridad del país y como tal debe actuar y no dejarse ningunear

Recordaron que el pasado 3 de agosto, el Washington Post publicó la transcripción de una comunicación telefónica  que tuvo lugar el 27 de enero entre los Presidentes de México, Enrique Peña Nieto y de Estados Unidos, Donald Trump, aparentemente promovida por el primero.

Mencionaron que en dicha conversación, Trump insiste reiteradamente en que impondrá aranceles a las importaciones mexicanas y que “tiene las facultades para hacerlo sin la intervención del Congreso,  la realidad ha demostrado que no lo ha podido hacer, ya que es claramente violatorio al TLCAN, pues los aranceles están prohibidos para los 3 países firmantes”.

“De esta manera, Trump denota desconocimiento de las reglas elementales del TLCAN y planteó un chantaje claro que el gobierno mexicano debió tener más firmeza para rechazarlo y exhibirlo”, señalaron.

Los legisladores consideraron inaceptable el trato despectivo de Trump hacia Peña Nieto, ya que  mientras éste se refería a Trump como Señor Presidente, Trump le decía simplemente Enrique, “como alguien decía: en política la forma es fondo”.

“Trump dijo en varias ocasiones que no tenía ninguna intención de conversar con Peña Nieto, pero que le hacía el ‘favor’ porque se lo había pedido su yerno, por la buena relación que lleva con ‘Luis’. Las negociaciones con México las haría ‘el extraordinario equipo’ que estaba armando, dándole a entender que la conversación era inútil. No obstante, Peña insistió en continuar, con una triste actitud sumisa”, indicaron.

En ese contexto, mencionaron que “no queda claro qué es lo que pretendía Peña Nieto para promover la conversación. Si era tratar de convencer a Trump de que cambiara su actitud;  si era poner en claro la posición de México en temas clave de la relación”.

“Definitivamente no se logró, porque no la planteó ni en los momentos en que Trump hizo señalamientos inaceptables como el decir que sólo México se había beneficiado con el TLCAN y perjudicado a Estados Unidos, o que era el culpable del desbordado uso de drogas y lo más inaceptable, que el ejército mexicano tenía miedo para combatir al crimen organizado y que, por ello, Estados Unidos iba a resolver el problema, porque ellos no tienen miedo”, aseveraron.

Por otro lado, comentaron que en el tema del muro “parece una broma de mal gusto, pues Trump casi ordena a Peña Nieto que se olvide del tema, que de cualquier manera, se va a construir porque es una propuesta de campaña. Respecto a quien lo va a pagar, ya se verá después”.

Por ello, consideraron que lo que debe preocupar es que “el gobierno mexicano no tenga una posición clara y contundente sobre lo que espera de las relaciones entre México y los Estados Unidos y hasta donde está dispuesto a negociar: cuales son los temas y las condiciones en los que no hay flexibilidad”.

Aseguraron que este tipo de negociaciones bajo la mesa entre dos jefes del Ejecutivo debe pasar por el Congreso de ambos países.

“A Peña Nieto se le olvida, o no le importa, que es la máxima autoridad del país y como tal debe actuar y no dejarse ningunear ni tratar como subordinado, ya que no es un trato a la persona sino a México”, concluyeron.

-o-o-o-

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *