México enfrenta balanza comercial deficitaria, especialmente la petrolera

Renegociación del TLCAN está inclinando la balanza a favor de las importaciones caras
Se equivoca el gobierno, por que es mejor satisfacer las necesidades de la economía mexicana con petróleo y refinados hechos en casa

Las equivocadas políticas de los últimos gobiernos han hecho de México un importador neto de petrolíferos, gas natural, productos petroquímicos, carbón y coque y la dependencia de lo importado se traduce en una balanza comercial deficitaria, especialmente la balanza petrolera o más precisamente la de hidrocarburos, advirtió la senadora Dolores Padierna Luna.

“Desde hace dos años México produce menos energía de la que consume. Exporta petróleo y otros productos pero importa más energéticos de los que vende. El ingreso por exportaciones de petróleo crudo no alcanza a compensar las importaciones de productos derivados”, agregó.

La también integrante de la Comisión de Energía del Senado recordó que en 2016, el costo de las importaciones alcanzó 31 mil 566 millones de dólares y el déficit de la balanza petrolera 12 mil 748 millones de dólares. “La mayor parte de las compras en el mercado internacional son de gasolina, diésel, gas LP, turbosina y otros derivados, que totalizaron 19 mil 840 mdd. Siguen la adquisición de productos petroquímicos, 7 mil 667 millones de dólares y de gas natural 4 mil 59 millones de dólares.

A consideración de la senadora esta situación es alarmante, ya que este año no pinta mejor: al mes de julio el déficit de la balanza petrolera ya había llegado a 9 mil 404 millones de dólares y de continuar la tendencia el déficit rondará 16 mil millones de dólares al cierre del año, 4 mil millones de dólares más que el déficit del año pasado.

“Dado que la mayor parte de esas importaciones provienen de los Estados Unidos, pareciera que el gobierno nacional se esfuerza para reducir el superávit comercial con ese país, que ha sido la gran demanda y coartada de Donald Trump para atacar a México. Y el gobierno de Peña busca hacerlo, dadas las evidencias, mediante el incremento de las importaciones de hidrocarburos y sus derivados”, aseveró.

Padierna Luna afirmó que si el objetivo del gobierno peñista fuera reducir el superávit comercial con el país vecino lo más efectivo sería importar refinados. “Pero si el objetivo fuera que las refinerías mexicanas tuvieran mejores rendimientos sería mejor importar petróleo crudo ligero, posibilidad que Pemex venía anunciado desde hace meses y que al parecer ha desechado. Es obvio que antes de importar crudo habría que alimentar las refinerías con petróleo ligero mexicano Istmo y Olmeca, productos que hoy se exportan porque brindan mayores ingresos a la hacienda pública”.

“Todo apunta a que el gobierno ha optado por importar refinados que son notoriamente más caros que el petróleo crudo. La renegociación del TLCAN está inclinando la balanza a favor de las importaciones caras. Se equivoca el gobierno, porque es mejor satisfacer las necesidades de la economía mexicana con petróleo y refinados hechos en casa. La importación de combustibles se ha convertido en una pesada carga para la economía. El déficit de la balanza petrolera representó el 97.1 por ciento de déficit de la balanza comercial total”, finalizó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *