Liberación de precios de combustibles no ha beneficiado a la población

Senadora Dolores Padierna Luna: Gracias presidenta, para comentar que lo que está solicitando el senador Lavalle es que la turbosina entre a la liberalización del mercado, tal como lo hizo el gas LP, las gasolinas y el diesel.

Si de por si tenemos altísimos costos, precios en el aeropuerto, donde nos cobran por todo y un vuelo y un sentarse en una silla cuesta mucho, pues ahora con el aumento de la turbosina, que propone el senador del PAN, francamente se nos hará inaccesible entrar al aeropuerto porque implicaría un incremento en los precios de la turbosina y, por lo tanto, un aumento en los precios de los usuarios de los aeropuertos

Como este asunto de la liberalización de los combustibles está decretado, por ustedes, a partir del 1 de enero de 2017 y estando en el último trimestre de 2017, podemos hacer una evaluación de cómo va y lo que nos dice el propio gobierno, los datos oficiales, es que el incremento del gas LP ha sido monumental, ya tenemos un aumento del 33% al tercer trimestre y se agregó y se agrega para este primera quincena de noviembre un incremento del gas de 4% adicional, o sea 33.6 por ciento al primer trimestre con respecto al año pasado y un 4% agregado, solamente en la primera quincena de noviembre, lo cual hace que el gas LP ha tenido aumentos desproporcionados.

Las gasolinas, en resumen, se han incrementado al primer trimestre a 16.58 por ciento en lo que va del año y las tarifas eléctricas 8% en lo que va del año.

Estos son los verdaderos resultados de la liberalización de los mercados, esta es la verdadera razón para oponerse a que también los turbosinas entren a este mercado, pero hay que señalar también que estos aumentos del gas LP, de las gasolinas, no están justificados, ¿por qué?, en primer lugar porque quien importa los productos, las gasolinas por ejemplo, es Pemex y Pemex ha mantenido bajos los precios a los distribuidores y que los únicos que están ganando con todo estos son los distribuidores.

El costo del combustible importado a diciembre de 2016 a septiembre de 2017 es el mismo que es el precio al que vende Pemex a los distribuidores, bajó, incluso un poquito y, sin embargo, los distribuidores incrementaron a los porcentajes que he comentado, por lo tanto, lo único que estamos haciendo es aumentar las utilidades de los distribuidores y no lo van a poder justificar con ninguna cifra, más que con corrupción, más que con colusión de las autoridades de la Comisión Reguladora de Energía y los distribuidores que estando más bajos los costos de importación de los combustibles, estén ellos deliberadamente aumentando los precios, esto ha traído como consecuencia y hay que señalar la inflación.

La inflación, de acuerdo al último informe que entregó al Senado de la República ayer, apenas antier Carstens mostró que la inflación a la primera quincena de noviembre mostró un repunte de 6.6 por ciento y el Inegi acaba de reportar que en la primera quincena de noviembre, la inflación representó 5.58 por ciento y podemos decir también que las gasolinas están administradas, como bien lo decía el senador Mario Delgado, no se trata de precios liberalizados, se encuentra un mercado controlado por la Secretaría de Hacienda y por la Comisión Reguladora de Energía que simplemente se pone de acuerdo para que un oligopolio y un monopolio definan los precios, no es el mercado, tienen nombre y apellido y es el director de Pemex, los integrantes de la Comisión Reguladora de Energía que se ponen de acuerdo con los distribuidores para inflar el precio.

Esto es lo que está solicitando el senador del PAN, Lavalle porque están muy interesados en estos negocios porque a su vez son dueños de gasolineras y amigos de los distribuidores del gas y nada de ello van a poder justificarlo, lo han venido regulando con el Impuesto Especial de Producción y Servicios y acaba de anunciarse que el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios va a ser el único que sufra una disminución porque con ello se regulan los impactos enormes que quieren imponerle a los combustibles con el garlito de los mercados liberalizados, cuando en realidad se trata de una privatización y un cambio de manos de Pemex a los privados y los privados lo que hacen es aumentar artificialmente los precios al público, generando una inflación que está impactando también en la canasta básica, que la canasta básica, de acuerdo al último informe del Inegi, está en 9.35 por ciento de inflación, el Índice Nacional de Precios al Consumidor, que es el que mide la canasta básica.

Es una irresponsabilidad lo que solicita aquí el senador, les invito a votar en contra porque los aeropuertos sufrirán lo mismo que están sufriendo los domicilios del gas doméstico, los precios que todos pagamos por la gasolina y la electricidad, gracias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *