Ley Fintech

Sen. Dolores Padierna Luna: Con su venia señor presidente las Instituciones de Tecnología Financiera, Fintech son los que funcionan como intermediarios financieros a través del Internet y las redes, mediante el cual desarrollan actividades de inversión, financiamiento y pagos.

Las Instituciones de Tecnología Financiera promueven el desarrollo de la banca y la penetración del sistema financiero en zonas en las que se desarrollan y tienen el objetivo de reducir los costos de transacción del sistema financiero tradicional.

Las Instituciones de Tecnología Financiera fomentan el crédito, el fondeo de empresas pequeñas o medianas en formación, la inclusión de negocios al sistema financiero por medio de pagos electrónicos.

Los giros de estas instituciones se dividen en tres categorías: el manejo de activos virtuales o criptomonedas; el financiamiento colectivo y la generación de pagos electrónicos.

Actualmente, México ocupa el segundo lugar de los países supervisores en el Banco Interamericano de Desarrollo en cuanto a la cantidad de Instituciones de Tecnología Financiera establecidas en el país.

De la 703 Fintech identificadas por el Banco Interamericano de Desarrollo, México tiene 180 fintech, Brasil cuenta con 230, Colombia con 84 y las demás se reparten en varios países como Argentina, Chile y otros, es decir, que en México opera el 26% de las Fintech.

De acuerdo con la Cofemer, dichas instituciones que operan en el país se dividen en cuatro segmentos de trabajo: las plataformas de fianzas alternativas, los pagos, la gestión de finanzas personales y las finanzas empresariales, es muy necesaria y oportuna esta iniciativa, que este dictamen se apruebe a favor porque México tiene un sistema financiero muy rígido, muy concentrado donde solo cinco o siete instituciones concentra el 79% de los activos y el 89% de la cartera de todo el país y menos de la mitad de la población mexicana tiene acceso a los servicios financieros formales.

Según el reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores solo el 39% de la población mexicana tiene acceso a los servicios financieros formales.

Las Fintech surgieron como respuesta a la concentración de las instituciones financieras tradicionales con mecanismos convencionales con fondeo poco complejos, fondeos accesibles, formas de pago menos costosas que las terminales bancarias y con un uso de monedas virtuales.

De esta forma, personas carentes de acceso al sistema financiero podrán desarrollarse.

Es muy necesario regular estas Instituciones de Tecnología Financiera para dar seguridad y certeza jurídica a todas las personas que formen parte de este nuevo mercado, así como para promover la igualdad de condiciones entre las operaciones del nuevo sistema y del sistema financiero tradicional, es decir, sumando todos estos argumentos es necesario la regulación de las fintech bajo un marco jurídico flexible que permita la creación de nuevos productos o servicios y modelos de negocios innovadores y al mismo tiempo asegure la legalidad y la seguridad de las operaciones que llevan a cabo a través de las Fintech, todo esto está contenido en la iniciativa que se presenta.

La Ley Fintech busca regular las transacciones de este tipo.

Los ejes principales de la ley son: primero, los pagos electrónicos que se realizan por medio de instituciones de fondo de pago electrónico, un fondo de pago electrónico está definido en esta ley como el valor monetario representado por un crédito exigible a su emisor, almacenado en un soporte electrónico o digital, cuyo valor es constante, denominado en la misma moneda y equivale a los fondos recibidos por el emisor contra su entrega.

Únicamente podrán ser instituciones de fondo de pago electrónico, las personas morales previamente autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

El dictamen de Ley Fintech propone que el Banco de México será el responsable de emitir los requerimientos mínimos para que puedan operar las instituciones de fondo de pago electrónicos, estos requerimientos deben incluir al menos los requisitos de seguridad informática mínimos, el equipo tecnológico que se deberá usar, los esquemas, los procedimientos, los mecanismos necesarios, todo ello para garantizar la continuidad y la calidad de las operaciones.

Segundo eje, el financiamiento colectivo, se refiere a plataformas en donde es posible obtener recursos económicos de un gran número de personas para fondear un proyecto de inversión.

Existen tres tipos de financiamiento colectivo: el financiamiento de deuda, el financiamiento de capital y la copropiedad.

El financiamiento colectivo de deuda consiste en que los inversionistas otorgan un crédito a un emprendedor o un empresario o empresaria y obtienen como retorno una tasa de interés y el retorno de su capital en un plazo determinado.

En el financiamiento colectivo de capital, los inversionistas aportan una parte del capital de la empresa o proyecto y obtienen acciones con las que se beneficiarán con las ganancias futuras.

En el financiamiento colectivo de copropiedad, los inversionistas adquieren una parte de un bien y participan de las ganancias o pérdidas del mismo. En este esquema se puede clasificar las plataformas para fondear, los proyectos inmobiliarios en donde los inversionistas obtienen una ganancia a partir de certificados de participación en el fideicomiso.

Actualmente, operan 27 plataformas nacionales y cuatro internacionales de financiamiento colectivo, entre ellas: Cubo, Brick, prestadero, fondeadora, play buisness, hagamos la vaca, Consigue, entre muchas más.

Emitir una ley marco acerca de este tema es esencial para la mitigación de riesgos, fraudes o ciberataques, etcétera .

Y, tercer eje de la ley, los activos virtuales, de acuerdo al artículo 30 de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera se consideran activo virtual a la representación del valoro registrada electrónicamente y utilizada entre el público como medio de pago para todo tipo de actos jurídicos y cuya transferencia solo puede llevarse a través de medios electrónicos.

Actualmente en México, las monedas virtuales o criptomonedas son usadas y aceptadas por un número creciente de negocios. De acuerdo al dictamen que se presenta en este momento, solo podrá realizarse operaciones con aquellas criptomenadas autorizadas obviamente por el Banco de México, mismas que deberán de cumplir con las características establecidas por el propio Banco Central.

La iniciativa establece que las instituciones que opera con este tipo de moneda deberán evaluar por medio de terceros independientes que se cumpla con las condiciones de seguridad e información y medios electrónicos establecida por los criterios que considera la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y del Banco de México.

El objetivo de esta regulación es la protección de los usuarios que realicen operaciones en este mercado y con el fin de anticipar posibles apoyos monetarios a actividades ilícitas o impidan el lavado de dinero

México, Japón y Estados Unidos serán los primeros países que reconocerían con medios oficiales al mercado de criptomonedas y, por ello, la ley establece evitar que se ahuyente el desarrollo de nuevas tecnologías de intercambio, ni a inversionistas interesados en el mercado mexicano.

Son innovaciones muy importante en las cuales estamos totalmente de acuerdo, nuestro voto será a favor.

Muchas gracias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *