Créditos para reconstrucción con el bono cupón cero

Sen. Dolores Padierna Luna: Gracias por cubrir esta conferencia.
El día de ayer y hoy se están dando a conocer los créditos bono cupón cero para los damnificados, al respecto yo quisiera señalar, pues, primero varias cosas, primero que no es cierto que hayan terminado la etapa de atención a las emergencias, hay mucha gente con daños en sus viviendas que nadie ha visitado, no hay todavía un peritaje de parte de las autoridades y, por lo tanto, no pueden cerrar la lista de los damnificados.

Hay un buen número de predios que se derribaron o que tienen aparentemente muy alto riesgo y las personas están viviendo en la banqueta ante el temor de que ocurra el derrumbe y no se van por la falta de certidumbre jurídica, si el gobierno no los visita, si no hay un peritaje que demuestre que ese predio se cayó a causa del sismo, ellos no serían beneficiarios de los programas.
Por eso, es muy importante que ellos se conserven en el lugar, sin embargo, están pasando una vida muy pues muy difícil.

Por otro lado, ningún gobierno les ha querido dar un documento que les dé certidumbre jurídica de que son damnificados.

Por otro lado, se ha dicho que desde el 4 de octubre, el presidente Peña Nieto dijo que para la Ciudad de México habría un plan de reconstrucción especial, por, supongo el valor del suelo y de los inmuebles que, ciertamente si es diferente, pero que sería un financiamiento preferencial.
Habló de que habría un fondo para el cual el gobierno pondría 3 pesos por cada peso que pusiera el gobierno de la Ciudad de México. El bono cupón cero multiplicaría por cinco la cantidad que juntarán entre los dos gobiernos.

Un bono cupón cero es un mecanismo financiero que tiene la característica que es una deuda que no se apaga de inmediato, sino hasta dentro de 20 años se paga tanto el capital, como los intereses; es una deuda con vencimiento a 20 años.

Las características de los damnificados son muy diversas: hay gente de escasos recursos, hay clases medias, hay clases que, en efecto, hay personas damnificadas que tienen recursos, pero hay inmuebles que ya están pagados, son viviendas que se pagaron también con créditos de un lado o del otro y que están pagadas; la oferta o el ofrecimiento que hoy se les hace de otro crédito, de volver a comenzar a pagar este crédito para recuperar una vivienda que se derrumbó por el sismo realmente no la están aceptando los vecinos.

Pero, aquí vale una pregunta, el modelo que se está presentando solo lo pueden pagar personas de altos ingresos, la pregunta es: ¿sólo las personas de altos ingresos tienen derecho a la vivienda, aunque son damnificados?,¿qué se va a hacer con las clases medias que viven al día o las personas de escasos recursos que ni siquiera les alcanza para cubrir sus necesidades elementales?, ¿cómo van a pagar un crédito tan oneroso como el que se da a conocer?

Hoy se dan a conocer los créditos que son bono cupón cero para daños mayores o severos, con una tasa de interés del nueve por ciento a un plazo de 20 años, cabe señalar que las tasas de las instituciones públicas como Infonavit, FOVISSSTE tienen una tasa de interés del 11 por ciento, ¿cuál es la ayuda a los damnificados, si se trata de pagar sólo una tasa de interés?, bueno, la verdad, la diferencia entre 9 y 11 ya no es mucho.

Se les otorgaría a través de la Sociedad Hipotecaria Federal créditos para la compra de una casa o un departamento, con lo cual ganarían mucho las inmobiliarias, en caso de aceptar los vecinos, de aceptar este crédito, pues se lo darían a las inmobiliarias, los vecinos solo estarían pagando los intereses.
Bajo estas condiciones, o bien 20 millones de pesos cuando se trate de un condominio, a lo más 20 millones de pesos.

Quiero poner un ejemplo: el edificio Osa Mayor en la colonia de los Doctores que es una torre de 25 pisos con daños muy severos que hay que demoler, ¿cuesta 20 millones de pesos la demolición, hacer el proyecto de construir, evidentemente?, que
Entonces, el bono cupón cero tiene una tasa de interés a 20 años, suponiendo que las personas lo aceptarán, los vecinos pagarían 15 mil pesos mensuales por un crédito de 2 millones de pesos, digo 2 millones de pesos porque ya es muy difícil que la iniciativa privada de viviendas a precios de un millón por ejemplo, solo el INVI da viviendas más baratas, pero la iniciativa privada no está dando vivienda barata.

En condiciones normales, si fuera un crédito normal, pagando 11 por ciento de interés más el capital el pago sería de 20mil pesos, es decir, si no existiera el sismo, si no existiera el programa bono cupón cero y yo voy y pido un crédito, pago mi capital y una tasa de interés de 11%, pago 20 mil pesos, entonces, realmente la diferencia no es mucha para una tragedia, lo que están presentando, es algo terriblemente insensible.

El ahorro o el subsidio que recibirían los damnificados, pues sería de 5 mil pesos de hacerlo con una institución privada o de hacerlo con el gobierno, cinco mil pesos, pero aquí viene lo peor, el Jefe de Gobierno anunció que el gobierno federal y el gobierno de la Ciudad aportaron 890 millones de pesos para la emisión del bono cupón cero que multiplicado por 5 arroja 4 mil 450 millones de pesos, esto alcanzaría para 2 mil 225 personas que pidan un crédito de 2 millones de pesos, aquí valen varias preguntas: por qué 890 millones de pesos, si tan solo en el FONADEM de la Ciudad de México, en el fondo para desastres de la Ciudad de México hay 9 mil 700 millones de pesos, el jefe de gobierno ha hablado de 3 mil millones, porque, en efecto, se estipula, que para desastres se puede ocupar al menos 3 mil millones, no quiere decir a los más tres mil millones, quiere decir al menos 3 mil millones.

Y, en una tragedia como esta puede operar el fondo perfectamente, no sólo 3 mil pesos, puede aumentarse a 9mil 700 millones de pesos que es el doble casi de los 4 mil 450 de su bono.
Este bono es una deuda que se va a multiplicar a lo largo del tiempo y el gobierno va acabar pagando muchísimo más de lo que hoy se está dando.
Les estamos entregando a ustedes, las cuentas.

El bono cupón cero será colocado en el mercado de valores, la vigencia es de 20 años y los inversionistas lo que van a hacer los que compren esos bonos, los van a poder hacer líquidos dentro de 20 años, hasta entonces van a poder recuperar, no solamente estos 4 mil 450 millones, sino recuperan el capital y los intereses devengados, los intereses pagados y al final es un negocio redondo.

Según los datos del Banco de México, la tasa de interés promedio de los bonos emitidos por el gobierno federal al mes de agosto del 2017 es de 7.16%, ¿por qué a los damnificados dada la tragedia y dado que están pensando en un crédito, por qué no les dan un crédito de 7.16%?, que es el que se le cobra al gobierno, ¿por qué el gobierno va a cobrar 9% y vamos de dos puntos en dos puntos haciendo negocio?, al gobierno se lo dan en siete, a los damnificados en dos y las instituciones lo cobran pues a otra tasa de interés superior y lo que están haciendo con este bono cupón cero es un verdadero negocio.

Suponiendo que se colocará el total de los créditos y digo suponiendo por dos razones: primero porque muchos vecinos no están de acuerdo en volver a pagar un crédito que ya pagaron; segundo porque es muy caro y muchos no lo pueden pagar, pero además porque el bono cupón cero tiene la característica financiera que se paga el capital y los intereses devengados, es decir, que lleva interés sobre el interés, van a cobrar el anatocismo, este es un bono pensado para cobrar capital, los intereses pagados más los intereses devengados, es decir, intereses sobre intereses.

El valor presente del bono colocado a 20 años es de mil 116 millones de pesos, más los 6 mil 244 millones de pesos de intereses devengados, pues da un total de 7 mil 360 millones de pesos, de ellos hay que descontar los 4 mil 284 millones que pagan los damnificados a manera de intereses, dando un costo fiscal de 3 mil 076 millones, es decir, que tan sólo con los 3 mil millones que dijo Mancera que tiene para los damnificados el FONADEM en la Ciudad de México, con ese solo 3 mil, ya no nos vayamos a los 9 mil 700, nada más con los tres millones alcanzaría para cubrir lo que ellos piensan cubrir: 2 mil 225 acreditados a razón de 2 millones y eso sí se cubriera todo porque otra característica del cupón bono cero significa que paguen o no paguen los intereses, se contrate el total del bono o no se contrate, los inversionistas van a recibir el 100% de lo pactado el día de hoy, es decir, que es una sensibilidad total.

Este bono se puede pagar con cero pesos de los damnificados, cero pesos de los intereses y cero pesos de costo fiscal tan solo con lo que está guardado para los damnificados en el FONADEM de la Ciudad de México.

El acumular el pago de intereses hasta el vencimiento del bono implica el pago de intereses sobre la inversión original, pero además de la inversión original también el pago de los intereses devengados, es decir, el pago de los intereses sobre los intereses.

Si en lugar del Bono cupón cero, hagamos una hipótesis se emitirá un bono pagando cada año intereses, en vez de acumular los 20 años hasta su vencimiento, el costo fiscal sería de 240 millones de pesos, no de 860 como están poniendo ahorita ya que los ingresos que se obtendrían por los créditos otorgados serían mayores a los intereses que pagan los inversionistas, que se le paga a los inversionistas y no se tendría que pagar intereses sobre intereses.

Es decir, puedo hacer una cuenta muy rápida, de acuerdo a los datos que han trascendido hay 8 mil 405 viviendas que resultaron afectadas, de ellas 4 mil 766 tienen daños leves, mil 446 están en amarillo, mil están en rojo, si mil están en rojo y, a lo más pueden obtener 2 millones para qué piden más de lo que pueden darle a las personas.

Este fondo alcanza para 2 mil 225 acreditados, pero si de acuerdo a sus cuentas, solo hay mil, para qué piden para 2 mil 225, evidentemente, que sus cuentas están mal, nada más haciendo sumas y restas.

En conclusión, se puede decir que primero es incierto el número de personas que van a aceptar esta fórmula onerosa y con anatocismo.

Segundo, que van a haber un buen número de personas que no pueden pagar, aunque lo quisieran, no pueden pagar 15 mil pesos al mes, por lo tanto, hacemos un llamado para que no se quiera hacer un negocio con los damnificados, a que se busque una opción más realista y más sensible y que se considere a los damnificados de escasos recursos que no pueden pagar estos mecanismos financieros.

Los intereses que van a pagar los damnificados serán 4 mil 284 millones de pesos los intereses que paga el gobierno a los inversionistas van a ser 6 mil 244 millones de pesos, con un bono pagado anualmente los intereses que se pagarían a inversionistas sería la mitad: 3 mil 308 millones, entonces, para qué hacer un instrumento financiero tan caro, si con un bono anual, pagándolo anualmente se paga mucho menos de intereses que lo que van a pagar obviamente a 20 años.

La diferencia entre estos dos tipos de bono es que el cupón cero se acumula capital, más intereses devengados que incluye el anatocismo y ahí está la ganancia del mercado de valores. Los intereses devengados son aquellos que se pagan de intereses sobre intereses.

No debe de contratarse deuda para financiar el rescate de los damnificados de los sismos con este mecanismo financiero, se puede disponer, se debe de disponer del presupuesto público.

El presupuesto público que están poniendo son verdaderas migajas, ofensivas para la dimensión del daño.

El gobierno federal está poniendo 266 millones y el gobierno local 624 millones, de verdad, esto parece un asunto de verdadera insensibilidad ante los damnificados.

Mi sugerencia respetuosa a las autoridades es que no firmen porque ellos no van a pagar nada, sino a los gobiernos que dentro de 20 años estén ahí, quién sabe quiénes vayan a estar dentro de 20 años, se verán ante la obligación de pagar una deuda que hoy los gobiernos de hoy están contratando poniendo 200 millones con una tasa de interés, más otro interés porque eso de que se multiplica por cinco, pues no es magia; eso es deuda y, por lo tanto, es un negocio redondo, por un lado para el mercado de valores y, por el otro lado, para las inmobiliarias que son las que se llevarían el recurso, porque no se lo van a dar a los damnificados, si no se lo darían a las inmobiliarias que van a comprar, si yo quiero comprar en ese edificio y cuesta 2 millones el departamento, pues se le da a los a las inmobiliarias.

Por todos lados se demuestra una insensibilidad hacia los damnificados, perdón que me haya extendido, pero lo que yo estoy leyendo es muy grave, les acabo de entregar unas tablas con un ensayo financiero comprobadísimo de lo que ocurre con un crédito de 2 millones de pesos y en la hipótesis de que van a acudir todos, 2 mil 225 damnificados, que hay muchos más, pero suponiendo que solo fueran dos mil, pero para qué van a ir 2 mil, si solo hay mil, según el gobierno, entonces, no se entiende.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *