Coahuila y Estado de México, doble rasero

Durante la sesión del pasado viernes 14 de julio, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral aprobó por 7 votos contra 4 el dictamen de la Unidad Técnica de Fiscalización que multó con 918 mil pesos al PRI por la entrega de 600 mil monederos durante la campaña de Miguel Riquelme en Coahuila y decidió exonerar en el Estado de México al mismo partido por el reparto de las tarjetas “Salario Rosa” y “Con Todo” por parte del candidato priista Alfredo del Mazo.

La resolución que será definitiva hasta la sesión de este lunes 17 de julio implica un doble rasero del árbitro electoral para fenómenos similares del mismo partido y en condiciones de profunda duda sobre la legitimidad de la elección
La resolución que será definitiva hasta la sesión de este lunes 17 de julio implica un doble rasero del árbitro electoral para fenómenos similares del mismo partido y en condiciones de profunda duda sobre la legitimidad de la elección

La resolución que será definitiva hasta la sesión de este lunes 17 de julio implica un doble rasero del árbitro electoral para fenómenos similares del mismo partido y en condiciones de profunda duda sobre la legitimidad de la elección.

En el Estado de México, argumentaron los consejeros que las tarjetas fueron repartidas con un tríptico de propaganda del cual se desprendía un formulario en el que los simpatizantes anotaban su nombre, teléfono y firma sólo si querían recibir más información “voluntariamente”.

El INE debe recordar que el objetivo de la fiscalización es contribuir a la equidad entre los actores políticos en la contienda electoral, pero también para establecer criterios claros para fenómenos similares.

El otro punto esencial es hacer efectiva la rendición de cuentas a la que están obligados los contendientes para hacer uso de recursos públicos y privados y, sobre todo, garantizar la transparencia en el ejercicio de los recursos que utilizan los interesados en acceder a un cargo público.

El fenómeno de las tarjetas, los monederos, las dádivas con promesa de recompensa a partir de un compromiso de votar por un partido significan coacción electoral.

Este doble rasero no debe existir en la fiscalización de contiendas tan complicadas, con un derroche tan amplio de recursos como ocurrió en el Estado de México y en Coahuila.
Sen. Dolores Padierna Luna
Coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *